recompénsate con un

Masaje Relajante en Barcelona

El masaje relajante no es particularmente profundo, siempre es suave, indoloro, en donde se utilizan las diferentes técnicas manuales frotamiento, percusión suave, vibración, amasamiento, entre otras.

Indicaciones del masaje relajante

El masaje relajante está orientado exclusivamente a la relajación y descanso del cuerpo y la mente. La intención primordial es llevar al cliente a un estado de placidez, relajación profunda, meditativo incluso. En este estado se generan endorfinas, oxitocina (la hormona del amor y de los vínculos), dopamina y serotonina.

Este masaje consiste en manipulaciones suaves, no muy rápidas ni muy enérgicas, más bien suaves, recorridos largos por todo el cuerpo, desde los pies pasando por pantorrilla, muslo, glúteo, baja espalda, omóplato, hombro, bazo, antebrazo y terminando en mano; con intención de logar un efecto contenedor en el cliente, de manera que se sienta protegido, a salvo, así dentro de un ambiente de confianza y seguridad, puede soltarse, entregarse a las manos del profesional.

Las maniobras no son profundas, sin embargo, están orientadas a movilizar el músculo, mediante un movimiento preciso y repetitivo. Una vez que se siente la soltura del área trabajada, se puede hacer un poco de presión para llegar a planos algo un poco más internos, sin ejercerla en exceso, ni causar dolor.

Este masaje no es indicado para contracturas de vieja data, ni para puntos gatillos, tampoco para musculaturas en alto entrenamiento deportivo o muy trabajadas, en estos casos se amerita los que se llaman masajes de descarga o deportivos.

El masaje relajante tiene efectos antidepresivos, combate la melancolía, contribuye eficazmente a generar un cambio en los estados de ánimo, si se está muy excitado o alterado, ayuda a bajar la adrenalina que se produce en estas situaciones y, si se está decaído, deprimido, triste, pues el toque contenedor y considerado del terapeuta ayuda a levantar el espíritu, en consecuencia el cliente sale de buen ánimo de la sesión. Lo mejor es que los efectos son residuales, perduran en el tiempo.

Se recomienda una vez por semana para mantener sus beneficios y el estado de bienestar.